Archivo de la categoría: Ilustraciones

Si me dejan me escapo

La ilustración representa un centollo preparado para ser degustado con su limón encima y todo, que se va escapando del plato sigilosamente con cara de pillo. La frase que acompaña al dibujo es “Me estoy echando fuera del plato”, una frase muy habitual en Canarias que se suele decir cuando alguien está pasando una racha de fiesta o relajo. También se suele aplicar a la gente que se está cogiendo libertades que no le corresponden o, por ejemplo, a los niños cuando llegan a una cierta edad en la que empiezan a rebelarse. El equivalente podría ser “mear fuera del tiesto” aunque creemos que no exactamente, ya que está expresión tiene más que ver con hacer o decir algo inapropiado. Por último, se puede aplicar a quien se está liando demasiado, o se está pasando de la raya, así que mejor lo dejamos aquí, porque nos estamos echando ya fuera del plato.

Mojo con morena

Ilustración para camiseta con uno de los dichos más típicos en Canarias. “Aquí va a haber mojo con morena” quiere decir que va a haber pelea, bronca, o también se dice cuando se va a castigar a un niño. En el dibujo se ve a la morena saliendo de un mortero, en el que se prepara la salsa canaria por excelencia, el mojo que se derrama por los bordes. La morena es un animal propio de las aguas canarias y de la gastronomía y se suele cocinar frita con mojo. Su aspecto es bastante intimidante, y de hecho es un bicho voraz y con mala leche. Es posible que esto tenga que ver con el origen de la expresión, aunque la verdad es que lo ignoramos.

Una camiseta ideal para llevarla puesta cuando vamos a justar las cuentas a alguien (no necesariamente a puñetazos, claro)

Una ilustración de muerte

En nuestra galería de monstruitos no podía faltar la más extendida representación de la muerte, con su capucha y guadaña que siega la vida. Una figura de procedencia probablemente celta, y muy extendida por occidente durante la Edad Media. “¡Arranca!” quiere decir “¡Vete!” o “¡Lárgate!” con un claro mátiz amenazante, aunque en ocasiones también se dice de manera menos violenta, cuando alguien te cuenta una mentira o una fanfarronada y se le responde en plan “¡Vete por ahí con esa historia!”.

“Mandar al piso”  es una expresión muy utilizada en Canarias, que literalmente sería tirar al suelo. Puede ser con un sentido violento, como en este caso, “te doy una piña que te mando pal piso”, o por una enfermedad “el cáncer lo mandó al piso”, o por problemas económicos o de otro tipo “la huelga de los empleados lo mandó al piso”.

Una camiseta un poco buscapleitos, la verdad. Disponible también en adhesivo pequeño.

Un vampiro más que harto

Otra expresión muy típica en Canarias. Estar “ajito” es estar muy harto, aunque la palabra correcta en castellano es ahíto. En el habla canario se tiende a aspirar la “h”, convirtiéndose casi en “j” (pasa también con la palabra hediondo). Esa característica de la pronunciación nos ha permitido hacer el juego de palabras con los ajos que sujeta un vampiro, con cara de amargado. Aunque los vampiros no son propios de las Islas Canarias, hace unos años hubo casos de ataques nocturnos a caballos en la zona sur de Gran Canaria, supuestamente de chupadores de sangre, aunque nadie se los tomó muy en serio. Sí que existen algunas especies de murciélagos, y desde luego los vampiros de traje y corbata abundan tanto como en cualquier otro sitio, sobre todo en entidades bancarias.

La ilustración está disponible solo en camiseta y es ideal para llevarla cuando una situación en el trabajo, en la familia, etc. se está pasando de castaño oscuro.

 

Un calor del diablo

Ilustración para camiseta de un diablo entre las llamas del infierno, con un considerable cabreo por el calor que  está pasando. La exclamación que suelta es la típica blasfemia española intraducible, afortunadamente, para la mayoría de los extranjeros. Aunque su traducción literal es una burrada de dimensiones bíblicas, nunca mejor dicho, la expresión está tan extendida (más en unas regiones que en otras) que para nosotros no tiene una carga tan negativa. Si bien, dicha con algunos acentos suena mucho más contundente, en canario se suaviza, al comerse varias letras. El Cagondiooó alargando la ultima sílaba se suele decir mascullando, para uno mismo.

El diablo es una figura muy presente en el habla canaria, las expresiones en las que aparece son multitud: “gente rica, gente del diablo”, “los chiquillos son el diablo”, “¿pero qué invento del diablo es este?”… Así que no podía faltar en nuestra colección.

“Bizcochao” es, en Canarias, asado de calor. Bizcochar es resecar el pan con un segundo horneado, pero se extiende a todo lo que puede quedar reseco por efecto del calor: un cable, un plástico, una junta de goma… El bizcocho no suele faltar en la mesa de cualquier restaurante de las islas, acompañando al queso, papas arrugadas o gofio escaldao.

El camello cabezota

Uno de los dibujos más divertidos de nuestro catálogo y uno de los más vendidos. Un camello enfadado se niega a moverse y permanece tozudamente recostado con el morro subido. Los camellos no son originarios de las islas, aunque sí de estas latitudes, y no es extraño verlos en zonas turísticas acarreando turistas y también están presentes en gran cantidad de souvenirs de Canarias. Son simpáticos y graciosos, pero su mala leche es conocida.
Morrúo (morrudo) significa tozudo y se suele aplicar mucho a niños cabezotas. Y el Mi niño es el latiguillo por excelencia del habla canario. Si usted tiene 76 años, por ejemplo, está en las islas y le dicen en una tienda “¿Que era, mi niño?” no mire a su espalda… se dirigen a usted.

Con la peluca cambada

Ilustración disponible en camiseta y pegatina. Representa un guanche saltando con el garrote canario; un palo largo que se utiliza para juegos de lucha y para ayudarse en el desplazamiento por la difícil orografía de las islas. Los antiguos canarios bajaban barrancos con gran agilidad y rapidez y aún en la actualidad hay gente que lo usa y practica el juego del palo.
El aborigen aparece con la mata de pelo ladeada por efecto del movimiento y la frase Hoy me cambo la peluca, una frase muy popular que se dice sobre todo cuando uno se va a correr una juerga. Cambar (torcer) es una palabra de origen portugués, como muchas otras introducidas en el habla canaria. Es típico del Carnaval, por efecto de la borrachera, volver a casa con la peluca cambada. Aunque hay quien utiliza la frase a cada momento, en plan “¿se te han cruzado los cables?”.
La camiseta ideal para asaderos, mogollones y demás festejos donde se puede acabar seriamente perjudicado.

Una jartá de risas

Un tiburón que se acaba de zampar supuestamente a un bañista. Aunque hay tiburones en aguas canarias, jamás se atacan a las personas y tampoco se suelen ver en las playas. No se sabe muy bien la razón de este respeto al hombre, parece que está relacionado con la temperatura fría del agua que les hace ser más huidizos, aunque también podría ser porque el tiburón… ¡está presente en la gastronomía canaria! Quizá teman acabar como tapa en un bar de la isleta (Las Palmas de GC), por ejemplo. En realidad, el tiburón que se come es una especie pequeña llamada cazón, que se conserva salado y se cocina en salsa (tollos).
La frase que acompaña al dibujo es me pegué una jartá como un burro. Jartá es en realidad hartada, pero la hemos escrito como suena en la calle. Se emplea para hacer referencia a una comilona, pero también a un desfase de drogas o alcohol. La palabra tiene una divertida variante: jartón (“me pegué un jartón de reir”). Y como un burro es una frase muy utilizada que significa grande y se usa a discrección: “tengo un resfriao como un burro”, “eso es un penalty como un burro”…

 

Cucaracha envenená

La divertida ilustración de una cucaracha con un considerable cabreo, por el ataque químico al que está siendo sometida, es otra de las más celebradas de nuestra marca. Las cucarachas (denominadas también chopas cuando alcanzan un tamaño considerable) nunca son bien recibidas a pesar de resultar inofensivas. Salen de marcha sobre todo cuando hace mucho calor, y suelen acabar en alocada carrera cuando tropiezan con humanos, que las persiguen con el insecticida (fli) o la escoba (cepillo). Son uno de los insectos más típicos de Canarias.
La palabra fli es en realidad Fly (mosca en inglés) que aparecía en los botes de insecticida y que caló en el lenguaje cotidiano. Y envenená es una manera de decir cabreadísima. Una camiseta ideal para madres que tienen que soportar a sus pequeños dando la tabarra.

Guárdame una cría

Ilustración perteneciente a la primera colección de la marca, es uno de los diseños favoritos de los seguidores, aunque actualmente se encuentra agotado. Representa una hembra de presa canario embarazada, y con cara de malas pulgas. El presa canario es el animal icónico de Canarias, sobre todo de Gran Canaria, al que le deben el nombre (islas de lo perros), e incluso aparecían en el escudo de las islas hasta hace muy poco tiempo.
Es una raza apreciada y conocida en todo el mundo y aunque es un perro noble, impone respeto cuando te cruzas con uno sobre todo por su mirada.Guárdame una cría se dice cuando te hablan de una persona que no te gusta o que es un personaje peculiar. Está muy extendido en el habla de las islas, aunque en Tenerife se usa la forma Guárdame un cachorro.